jueves, 16 de marzo de 2017

Transmisión de la fe, 3º de Cuaresma – Ciclo A

3º de Cuaresma – Ciclo A
Éxodo 17,3-7; Salmo 94; Romanos 5,1-2.5-8; Juan 4,5-42
19 de marzo de 2017

P. Chava, SVD
Transmisión de la fe. Si es cierto que nacemos sin nada, en absoluto, descubrimos muchas herramientas y valores en nuestra vida. Los primeros transmisores son nuestros padres o tutores, los que nos cuidan y guían por el paso de nuestras vidas. Algo fundamental y vital en la vida el ser humano es la fe, si es cierto que hay personas que les gusta vivir si ella, la fe no deja de ser importante e imprescindible para la gran mayoría de los seres humanos. Por eso todos tenemos que vivir la fe con intensidad, para poder contagiar y transmitir esta fe: "en Dios y en sus obras que nos salvan".

P. Chava, SVD


En la lectura del libro del Éxodo: el pueblo se amotina contra Moisés y contra Dios en Masá y Meribá, porque cuestionaban el liderazgo de Moisés y la presencia de Dios con ellos ante la falta de comida y agua se decían: “¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?”. Dios les responde con un milagro, al pedirle a Moisés, que con su  cayado saque agua de las rocas con solo tocarlas. Sin duda Dios siempre está con nosotros, pero nuestra falta fe, nos hace dudar de su presencia, por eso debemos rezar el Salmo 94: Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: “No endurezcáis vuestro corazón”.


En la carta a los Romanos se afirma que somos salvados y justificados por Jesús; el realce de la salvación es aún mayor, porque Jesús no solo salva a los buenos sino también a los pecadores, en suma a toda la humanidad. Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.

En el evangelio según san Juan, estando Jesús sentado en el pozo de Samaria, él tiene un diálogo con una mujer samaritana sobre el agua de ese pozo y sobre la religión de ambos; a lo largo del diálogo la mujer cae en la cuenta de que Jesús es el Mesías, y que Jesús se ofrece así mismo como agua viva, ella incluso le avisa a sus paisanos de que ha encontrado al Mesías y ellos después de estar un tiempo con Jesús creen que Jesús es de verdad el Mesías, su nuevo salvador.  


P. Chava, SVD
La fe solo se recibe, pero quien la conserva, es el mismo hombre o mujer que da vida a esa fe. De unos siglos atrás comenzó un movimiento fuerte para remover la fe de las personas: con la cultura, la sociedad, las leyes, los pensamientos, los símbolos, los gestos, etc. en muchos países y lugares no se puede vivir tranquilamente practicando la fe recibida de sus padres, porque son castigados con persecuciones o excluidos; tratados como gente de segunda o tercera clase, sin muchos derechos;  Por eso Señor ven, y haz de nuevo tu justicia, entre los hombres y mujeres que quieren recibir la Buena Nueva; Siembra en la humanidad palabras de vida eterna, que podamos vivir sin miedo, sin mal en el mundo, que podamos dar esperanza, fe y justicia en nuestro entorno con todos los hombres y mujeres que nos unen a ti Señor.
 
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de  Madrid, España.


P. Chava, SVD

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada