jueves, 19 de abril de 2018

Jesús es mi Pastor, 4º Domingo de Pascua, Ciclo B

4º Domingo de Pascua, Ciclo B
Apóstoles 4,8-12; Salmo 117; 1 Juan 3,1-2; Juan 10,11-18
Domingo,  de abril de 2018
 
P. Chava, SVD

El Pastor, es el que cuida, guía, alimenta, sana y da su vida por sus ovejas. Jesús no quiere que se pierda una sola de ellas, por eso los creyentes seguimos al Mesías al Cristo, y con este título de nuestro “Pastor” nos conocen en el mundo: somos los “cristianos” que reconocen a Jesús como el Mesías, es decir al “Cristo”. Por eso los cristianos confiamos nuestras vidas y nuestras almas a Jesús, porque Él es el “Buen Pastor”.
Pedro, echa en cara la falta de fe del pueblo: “que tomaron la decisión de matar al Mesías”, no fueron capaces de reconocer a Jesús el nazareno, como el esperado de los tiempos. Pero Jesús además de ser el Mesías, es el Hijo de Dios que resucito de entre los muertos y es ahora la “piedra angular” que los arquitectos desecharon. Ahora Jesús es la base de muchas religiones, de muchas Iglesias, de muchos pueblos y culturas. Por eso los creyentes recitan el Salmo 117 “La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular”. Porque es Jesús quien nos salva.

Juan, nos da la seguridad de la filiación con Dios, y esto es por la unión con Cristo en los sacramentos como el bautismo, la eucarística, le fe, la Iglesia, todo esto y más, nos elevan a la dignidad de ser hijos de Dios, pero aun mayor será la gloria de la humanidad cuando vuelva de nuevo Jesús y se manifieste con poder y grandeza, pues es la esperanza de volvernos a encontrar con nuestro creador, la parusía el final de los tiempo en que veremos a Dios cara a cara, y su gloria será también la nuestra. Pues somos imagen y semejanza de nuestro creador.
P. Chava, SVD
Jesús, es el “Buen Pastor” que da la vida por sus ovejas, es decir, Jesús se entrego plenamente para salvarnos, a Jesús nadie le paga o le obliga para sacrificarse por la humanidad, el lo hace por propia voluntad y para gloria de Dios. Jesús defiende al ser humano del mismo lobo que es el hombre mismo que quiere conquistar, esclavizar y destruir al mismo hombre. Jesús nos salva de nuestros egoísmos vicios y enfermedades. Por eso Jesús es el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas.
 
La fe católica se basa en Jesús como el Mesías esperado desde hace siglos, los sacramentos que administra la Iglesia giran en torno a Jesús, pues los sacramentos unidos a Cristo y su Iglesia son instrumentos de la distribución de la gracia de Dios. Por eso la Iglesia en gran medida es Cristocentrica, pues reconocemos al Jesús de Nazaret como el Mesías. Jesús es para nosotros nuestra roca; nuestra fortaleza espiritual; es Jesucristo quien nos alimenta y da vida. Jesús es nuestro pastor y nosotros somos su pueblo. Por eso Señor me dejo guiar por ti, me dejo cuidar por ti, has de mí lo que quieras, que se haga en mí tu voluntad, para poder construir el Reino de Dios en el mundo.
P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 
                                                               
                                                            Jesús es mi Pastor
 
                                                       https://youtu.be/8oAfwkk7tCQ
                                                                       
 
 
 


domingo, 15 de abril de 2018

Miren y vean, 3º de Pascua, Ciclo B

3º de Pascua, Ciclo B
Hechos de los Apóstoles 3,13-15.17-19; Salmo 4; 1 Juan 2,1-5; Lucas 24,35-48.
15 de abril de 2018

P. Chava, SVD
Miren y vean: ¡Jesús ha resucitado!, está vivo. No es un fantasma, ni un espectro,  y mucho menos nuestra mente nos engaña. Hay que mirar al resucitado. Hoy en día también hay que reconocer a Jesús al partir el pan, es decir, en la eucarística, en ella está la presencia real de Jesús.

En Hechos de los Apóstoles, Pedro tomo la palabra y comenzó a predicar sobre la pasión de Jesús, como el enviado por Dios pero su pueblo no le reconoció y murió en la cruz por ignorancia de su pueblo y sus líderes, y me parte para que se cumpliese las escrituras que anunciaban sobre los sufrimientos que tenía que padecer el Mesías.

En la carta de San Juan, desvela el verdadero seguimiento del Mesías. Quien guarda la Palabra de Dios y la cumple, ese se salvará porque ha dicho la verdad con palabras y obras. En cambio, quien no guarda la palabra de Dios ese un mentiroso, sobre todo cuando no vive lo que predica.

P. Chava, SVD
En el Evangelio de Lucas, narra la aparición de Jesús con sus discípulos, los consuela, los fortalece, les anima aumentar su fe en él. Que confirmen con sus ojos lo que ven: el Mesías ha resucitado, miren su cuerpo, está vivo, no es un fantasma que no tiene cuerpo, ni es capaz de comer.

P. Chava, SVD
Jesús eres el camino, la verdad y la vida; sólo tú tienes palabras de vida; sólo comiendo tu cuerpo, tendremos vida eterna y con ello nos unimos a ti por una eternidad. Señor en tu confía, te seguiré a donde quiera que nos lleves. Haga se en mi y en todos tu voluntad. Proclamaré tu mensaje de salvación con palabras y obras.

 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 
 
Miren y vean, ha resucitado.
 

sábado, 7 de abril de 2018

¡Resucito!, 2 de Pascua, Ciclo B
2 de Pascua, Ciclo B
Hechos de los Apóstoles 4,32-35; Salmo 117; 1 Juan 5,1-6; Juan 20,19-31
8 de abril de 2018

P. Chava, SVD
¡Resucito! Para quien dice: “hay que ver para creer”, Jesús nos cambiara el orden para decirnos: “hay que creer para ver”. La Iglesia Cristiana Católica tiene varios dogmas de fe, entre ellos: ¡la resurrección de Cristo!; teniendo como base los relatos bíblicos y los testimonios de las primeras comunidades cristianas. Por eso ella afirma, que la vida eterna tiene su fundamento en Cristo; la vida del cristiano cobra otro sentido, pues el cristiano sabe que vivirá eternamente en el Señor. Por eso la muerte no tiene poder sobre el cristiano y cristiana que confía su vida en Dios.

Apóstoles, ellos comienzan a formar la comunidad cristiana, lo que tenía en común es la fe, la esperanza y la caridad, y todo ello motivado por la experiencia de haber conocido u oído sobre un tal Jesús, que padeció, murió y resucito por todos. Cada comunidad se organiza conforme a sus circunstancias, pero tenían claro que seguir a Cristo es seguirlo desde la Iglesia, des la comunidad, des una pertenencia al mismo Señor. Por eso el creyente alaba a Dios cantando: Salmo 117 “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia”.
Juan, adoctrina a la comunidad cristiana con dogmas de fe: la filiación con Dios esta entendida por diferentes niveles, por el kerigma, por el anuncio de la Buena Nueva: ¡Jesús es el Cristo!, Jesús es el Señor; la fe fue implanta al recibir este kerigma: Por eso es importante tener fe en Jesús, pues con eso ya nos capacita para ser hijos de Dios; pero para que realmente seamos hijos de Dios es necesario vencer al mundo, y sólo se le vence al mundo cumpliendo la voluntad de Dios, y esto es cuando el creyente cumple la ley de Dios: “sus mandamientos”. De esta forma nos asemejamos a Jesús que también venció al mundo, es decir al pecado que hay en el mundo.

P. Chava, SVD
Jesús, trae la paz, consuela y da esperanza de vida a sus discípulos diciendo tres veces: “paz a vosotros”, además les transmite al Espíritu Santo con su aliento, y da autoridad a ellos para perdonar y retener pecados. Por último y para comprobar que no es una farsa hace que Tomas vea, toque y sienta su presencia, pero añade, dichosos los que creen si haber “visto “. Por eso quien cree en Jesús tiene viva eterna, porque cree en el que ha vencido a la muerte y da vida con su Espíritu y con su presencia, en los sacramentos.

P. Chava, SVD
 Los cristianos estamos viviendo momentos muy difíciles en nuestra historia. Escuchamos como muchos cristianos mueren; como mucha gente muere; como pareciera que el mundo cada día es más violento y sobre todo se ensaña con las minorías o con los más débiles, en estas circunstancias  ¿Cómo podemos dar razón de nuestra fe ante tanta desgracia y tanta muerte? Pues la respuesta sería: ¡la esperanza de resurrección! porque la muerte del creyente no termina en el olvido, sino que es recordado y revivido, en el seno de la comunidad cristiana, es dar razón de su fe, con la mirada puesta en Dios, que nunca se olvida de los suyos.


P. Chava, SVD
 P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

 

 

sábado, 31 de marzo de 2018

¡Jesús no está en la tumba!, Pascua de la Resurrección del Señor

Pascua de la Resurrección del Señor
Hechos de los Apóstoles 10,34a.37-43; Salmo 117; Colosenses 3,1-4; Juan 20,1-9
Próximo domingo, 1 de abril de 2018 
P. Chava, SVD

¡Jesús no está en la tumba! María Magdalena le busca, los discípulos también, y ahora los cristianos renovamos cada año esta historia de amor. Dios amo tanto al mundo que entrego a su único Hijo para salvar la humanidad.

En la primera lectura los Hechos de los Apóstoles nos narra una síntesis de quien fue Jesús en sus últimos días y del proyecto de salvación que Dios consumo con la vida de Jesús. Se cumplió lo profetizado desde hacía siglos, la muerte de Jesús en la cruz, trajo vida eterna y perdón para todos los que tienen fe en Jesucristo. Sal 117Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo”.

En la segunda lectura en la carta a los Colosenses nos implica directamente en la salvación de la humanidad con la adhesión con Cristo. Tanto en la vida temporal como la eterna estamos unidos a Cristo, por eso tenemos que buscar los bienes y las bondades de Dios aquí en la tierra para alcanzar la eterna al final de los tiempos cuando venga Jesús en su gloria.

P. Chava, SVD
En el evangelio san Juan nos narra la resurrección de Jesús que murió en la cruz. En la mañana del domingo María Magdalena corre a ver a Juan y a Pedro para decirles que se han robado el cuerpo de Jesús que ya no está en la tumba. Pedro, y Juan corren para ver el suceso, ambos creen y comprenden las escrituras, que Jesús tenía que resucitar al tercer día como lo había anunciado.

El cristianismo surgió con el Kerigma, el primer anuncio de la buena noticia, la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús. El Mesías esperado llego, pero no le reconocieron y murió en la cruz, su muerte es un trauma difícil de superar. La catarsis de los Apóstoles,  discípulos y seguidoras de Jesús se realizó cuando miraron la tumba vacía y en su lógica reflexionaron sobre la escritura y se dieron cuenta que tenía que ser así: morir para resucitar. Jesús está vivo y vive en los corazones de los fieles de la comunidad.
 
P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 


Jesús ha resucitado.
 


domingo, 25 de marzo de 2018

Domingo de Ramos, Ciclo B


Domingo de Ramos - Ciclo B
Isaías 50,4-7; Salmo 21; Filipenses 2,6-11; Marcos 15,1-39
Domingo, 29 de marzo de 2015
P. Chava, SVD

Comenzamos la Semana Santa con el Domingo de Ramos; las lecturas de este día nos anticipan la pasión del Señor del Viernes Santo, nos revelan el gran misterio de Dios: “el Hijo de Dios”; Jesús es el Cristo que muere en la cruz.

 

Isaías, narra la actitud del siervo sufriente, que encara el dolor y las humillaciones por la fe que tiene puesta en Dios, confía en que el Señor no lo va a defraudar.  En medio de tanta maldad el inocente puede implorar a Dios como dice el Salmo 21  Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?


Pablo, nos narra que Jesús dejando a un lado su condición de Hijo de Dios, se humilló hasta morir en la cruz, con toda clase de tortura y maldad, con su inocencia y su entrega nos pone el ejemplo de seguir a Dios hasta las últimas consecuencia, con esto Dios le dio poder en la tierra y en el cielo: le dio Nombre-sobre-todo-nombre, por tanto Jesús es el Señor de señores. Nos compro con su sangre y su vida. Nos salvo de nuestros pecados.

 

P. Chava, SVD
Jesús, colgado en la cruz dijo: “Eloí, Eloí, lamá sabaktaní”. Que significa: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El centurión, que estaba enfrente, dijo: “Realmente este hombre era Hijo de Dios”. Todo el evangelio de san Marcos nos crea el suspenso de pensar ¿quién esté Jesús?, y es en la cruz, por boca de un “pagano” que nos dice su identidad: “Jesús es el Hijo de Dios”.

 

Es mejor que muera el inocente para salvar a un pueblo, y no que muera un pueblo por un rebelde.  Fue uno de los argumentos de los líderes religiosos y civiles, para convencer al pueblo para matar a Jesús, pues era preferible que muera un hombre a que llegara la paz romana, es decir: “la cruz”, que apacigua las rebeldías, los motines y que inhibe cualquier otro alzamiento del pueblo con ansias de cambiar el sistema, pues ellos tienen miedo a morir en la cruz o en la cárcel.

 

Pero Jesús no sólo murió por la decisión de unos hombres; Jesús realmente entrego su vida para salvarlos y mostramos cuanto ama a Dios y a su pueblo; con su muerte nos purifica de nuestros pecados: del poder, del egoísmo; de la corrupción, nos revela hasta qué punto puede llegar la maldad del hombre. ¡¡¡¡Ven Señor Jesús y sálvanos de nuestros pecados!!!!
P. Chava, SVD

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 



Camino a la Cruz
 

 
 

  
 

sábado, 17 de marzo de 2018

Jesús murió, 5º de Cuaresma, Ciclo B

5º de Cuaresma, Ciclo B
Jeremías 31,31-34; Salmo 50; Hebreos 5,7-9; Juan 12,20-33
Próximo domingo, 18 de marzo de 2018

P. Chava, SVD
Jesús murió para salvarnos, la muerte en la cruz fue el signo visible de su amor por Dios y  la humanidad.

Jeremías renueva la nueva alianza diciendo que Dios inscribirá su ley en sus corazones donde el Señor será su Dios y tanto Juda e Israel serán su pueblo, todos conocerán a su Dios y todos serán un solo pueblo; Salmo 50Oh Dios, crea en mí un corazón puro”.

En la carta a los Hebreos nos recuerdan que Jesús no quería morir, pero por amor a la humanidad y a Dios lo hizo. Jesús, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Su muerte en la cruz nos día nueva vida y se renovó la alianza para siempre.

P. Chava, SVD
Jesús anuncia que ha llegado su hora, pide fidelidad a todos sus discípulos, quien quiera seguirle también tendrá que padecer y como Jesús cargar con su cruz; el martirio es el testimonio del creyente en el mundo, algunos tendrán que morir, por dice: “Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este, mundo se guardará para la vida eterna”.

Jesús, contemplo tu muerte en la cruz y me hace pensar en lo mucho que nos amas. Señor fortalécenos en nuestros dolores, cura nuestros males, sana nuestras heridas, danos vida eterna con la resurrección. Te amamos Señor, solo en ti confiamos y seguimos.

P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 

Jesús murió por ti.
 

sábado, 10 de marzo de 2018

Luz de luz, 4º de Cuaresma, Ciclo B

4º de Cuaresma, Ciclo B
2 Crónicas 36,14-16.19-23; Salmo 136; Efesios 2,4-10; Juan 3,14-21
Próximo domingo, 11 de marzo de 2018



P. Chava, SVD


Luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, nos explica el credo que Jesús es el mismo Dios que se encarnó en nuestra realidad y que Jesús es enviado por Dios Padre como sus mensajero de salvación, que Él vino al mundo para redimirlo.


El Rey Ciro es el mensajero de Dios para liberar al pueblo de Israel de la esclavitud en Babilonia, con él encontramos, que el Señor se vale de todos para proclamar su gloria. Tanto de los opresores como de los oprimidos; pues reconoce a Yahve como Dios y al mismo tiempo el Rey Ciro se siente instrumento para hacer su voluntad. Hay que reconocer toda intervención de Dios en nuestras vidas como nos dice el Salmo 136: “Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti”.
P. Chava, SVD

 

San Pablo nos dice que hay que reconocer el amor de Dios. Pues por su gracia y la fe en Él somos salvados. Jesús es el mediador de tal gracia, pues no la dio a conocer, con su pasión muerte y resurrección salvo a la humanidad entera en todo los tiempos. Dios nos ama sin límites.

 

Juan en su evangelio nos dice que tanto amo Dios al mundo que nos envió a su Hijo único.  Este envió es un regalo y una muestra amor a toda la humanidad. Pues Dios es el origen de la vida y al ver que su creación se perdió en su egoísmo le envía una esperanza de vida el amor de Dios en la Persona de Jesús, que nos enseño a amar a Dios y al prójimo, nos enseño que no todo está perdido que hay posibilidad perdón y redención de nuestros pecados.

 
P. Chava, SVD

Señor permítenos ser instrumentos de salvación, perdón, sanación, en fin todo aquello que necesita la humanidad para reconocerte como Dios y como amor que se da la humanidad sin condiciones. Que seamos signos vivos de tu voluntad en el mundo.

 

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España. 
 
Enviado del Padre