viernes, 19 de mayo de 2017

La imposición de manos, 6º de Pascua - Ciclo A

6º de Pascua - Ciclo A
Hechos de los apóstoles 8,5-8.14-17; Salmo 65; 1 Pedro 3,1.15-18; Juan 14,15-21
Domingo, 21 de mayo de 2017 

P. Chava, SVD






 


 
 
 
 
El signo de la imposición de manos, es un signo visible de la transmisión del Espíritu Santo; como lo es para la ordenación sacerdotal y otros sacramentos como la misma eucaristía, con lo cual el pan y el vino se convierten en el cuerpo y sangre de Cristo.


P. Chava, SVD
En la primera lectura en Hechos de los Apóstoles, el apóstol Felipe evangeliza en la región de Samaria, hay muchos milagros y conversos, por eso también sube Pedro y Juan a esa región, ellos oraban e imponían las manos a los samaritanos para transmitir el Espíritu Santo. El Reino de Dios está en expansión. Es el inicio de una nueva era, la era del cristianismo visible, por eso cantemos el Salmo 65: “Aclamad al Señor, tierra entera”.




En la segunda lectura Pedro insiste a la comunidad cristiana que demos razón de nuestra fe; de nuestra esperanza; de nuestra manera de ser como cristianos: haciendo el bien antes que el mal, porque es mejor sufrir como cristianos inocentes y justos, que sufrir las consecuencias de nuestra maldad como hombres alejados de Dios, que han roto sus mandamientos, para crear dolor y daño en las personas; por eso el justo Dios siempre lo defenderá y premiara con bendiciones y vida eterna a su lado.


 
P. Chava, SVD

En el evangelio, Jesús promete enviar al Espíritu Santo a todos lo que guardan sus mandamientos, porque sólo ellos muestran el amor a Jesús y a Dios, porque ellos le guardan respeto y cumplen su ley; como el amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo; como la de amar sin límites, incluso a nuestros enemigos, y una forma de hacerlo es rezar por ellos y perdónales de corazón. Pues el mismo Dios lo hace, hace salir el sol y da la lluvia a los buenos como a los malos, los trata por igual, pues espera el arrepentimiento del malvado, porque también es su hijo.

 



P. Chava, SVD
Estamos viviendo una época de cambios, donde pocos conservan su fe en Dios y por lo mismo pocos guardan sus mandamientos; es un desafío ser cristiano en un mundo donde hay muchas ofertas de religión, o donde la gente ya no quiere saber nada de Dios y su Iglesia. Por eso Señor acudimos a ti con fe, envía tu Espíritu Santo y se renovará la faz de la tierra. Te amamos, mira nuestras obras, nuestra oración y nuestro amor a Ti y al ser humano.

 

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.



P. Chava, SVD

jueves, 11 de mayo de 2017

El “sitz im lebem” , 5º de Pascua - Ciclo A

P. Chava, SVD
5º de Pascua - Ciclo A
Hechos de los apóstoles 6,1-7; Salmo 32; 1 Pedro 2,4-9; Juan 14,1-12
Domingo, 14 de mayo de 2017


El “sitz im lebem” , es la "posición en la vida", donde todo texto procede de un contexto. Por eso la Biblia, la Palabra de Dios, no puede ser manipulada y usada sin más, para poder profundizar su enseñanza y significado tenemos que hacernos una serie de preguntas: ¿Qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿por qué?, etc. En ese sentido nosotros recuperamos lo vital de la Palabra de Dios, y la relacionamos a nuestro “sitz im lebem” de cada uno, pues una vez que pasa la palabra de Dios en nuestra mente y en nuestro corazón, comenzamos a ser otras personas.


P. Chava, SVD
En la primera lectura, los discípulos para no dejar de predicar el evangelio designaron junto con la comunidad a siete diáconos llenos de fe y ellos recibieron al Espíritu Santo con la imposición de manos orando, para que se pongan al servicio de las viudas de las comunidades cristianas. Hubo muchas conversiones y las comunidades crecían en el amor y servicio. Salmo 32 “Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti”.


En la segunda lectura Pedro insistirá a los cristianos en que somos un pueblo sacerdotal real, una nación santa, un pueblo adquirido por Dios para que anunciemos sus proezas para salir de la oscuridad y ser luz en la tierra; para esto hay que unirnos a la piedra angular que es Jesús.


 
P. Chava, SVD
En el evangelio encontramos teología pura, Jesús anuncia que volverá a la casa de su Padre, y quienes hemos sido fiel a él permaneceremos junto a él: “Cuando vaya y os preparé un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros”; Solo que Jesús nos salva, él es el único que nos puede llevar a nuestro origen hacia Dios: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí”; como prueba de la verdad quien conoce a Jesús, conoce ya a Dios:  “Quien me ha visto a mí ha visto al Padre”. Por eso la Iglesia es Cristo-céntrica, unidos a Jesús en los sacramentos estamos unidos a Dios por una eternidad.

 

P. Chava, SVD
Después de profundizar la importancia de Jesús en mi vida, descubrimos la necesidad, de propagar la Buena Noticia en nuestros contextos sociales: la familia, escuela, trabajo en las calles, en fin en el día a día con la gente con la que vivimos y convivimos, pues Jesús es nuestro salvador y redentor.



 

“Señor permíteme ser una pequeña luz un pequeño camino por donde pasen millones de personas a tu Reino”.

P. Chava, SVD

 

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

viernes, 5 de mayo de 2017

Los cristianos nos unimos a Cristo, 4º de Pascua - Ciclo A

P. Chava, SVD
4º de Pascua - Ciclo A
Hechos de los apóstoles 2,14a.36-41; Salmo 22; 1 Pedro 2,20-25; Juan 10,1-10
Domingo, 7 de mayo de 2017

Las religiones están basadas en los sentimientos de las personas que surgen a lo largo de sus vidas; en las miles de circunstancias y entre las millones de personas, nos unimos pues tenemos algo en común vivimos en el mismo mundo y compartimos nuestra condición de fragilidad de seres humanos; por lo mismo interactúan las divinidades con el ser humano para reaccionar con ellos ante las circunstancias de la vida. Los cristianos nos unimos a Cristo, pues es nuestro buen pastor y guía. Es la puerta para entrar a la salvación, al Reino de Dios, que empieza aquí y ahora en nuestra realidad y circunstancias.

P. Chava, SVD
En la primera lectura, nos narra la conversión de más de tres mil personas porque creyeron en la predicación de Pedro, les hecho en cara que habían crucificado al Mesías, el sentimiento de culpa, les angustiaba y les hacía sentir miedo a perder la salvación por eso Pedro les aconsejo: y que única forma de ser perdonados y al mismo tiempo que reciban al Espíritu Santo es que se bauticen.  El Salmo 22El Señor es mi pastor, nada me falta”.


En la segunda lectura Pedro nos aconseja y felicita: para poder ser buenos cristianos debemos tener nuestra fe puesta en Dios, para que aguantemos los sufrimientos de este mundo con la ayuda del Señor. Pedro nos afirma que Jesús nos curo de nuestros pecados con su pasión en la cruz, nos salvo como salva el pastor a sus ovejas; por otra parte aprendamos del buen ejemplo de Jesús para saber padecer, sufrir por ser cristianos, pero con la esperanza puesta en Dios de que nos ayudará y nos salvará.


P. Chava, SVD
En el evangelio, Jesús afirma que es el pastor de las ovejas y es al mismo tiempo la puerta, para poder salvarnos tenemos que entrar por él. Jesús vino a darnos vida, y vida en abundancia. Todos los cristianos nos reunimos en nuestras casas para rezar, en las Iglesias para vivir la comunidad cristiana y alimentarnos de los sacramentos, somos sal y luz en el mundo.

El ser cristiano nos condiciona a un estilo de vida. Como cristianos sabemos la verdad a través de Cristo que nos revelo la misión que Dios le encomendó. Vino al mundo y los suyos no lo reconocieron, pero los que tenemos fe en Jesús comprendemos que vino a salvarnos. Nuestra vida gira en torno a Cristo, los cristianos somos su legado y estamos llamados a escuchar su voz y seguirle.


P. Chava, SVD
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.





miércoles, 26 de abril de 2017

Domingo 3º de Pascua – Ciclo A

P. Chava, SVD
Domingo 3º de Pascua – Ciclo A
Apóstoles 2,14.22-33; Salmo 15; 1 Pedro 1,17-21; Lucas 24,13-35
Domingo, 30 de abril de 2017

 Lo reconocieron al partir el pan, y como hace casi dos mil años Jesús anuncio el Reino de Dios, con la buena noticia, con milagros y con sus discípulos. Al final de sus días sufrió una muerte dolorosa en la cruz, sin embargo Dios lo resucito, y se apareció a sus discípulos para mostrar dicho milagro. En las misas reconocemos al Jesús real en la eucaristía y hacemos de memoria de Él, en la comunidad. Todos los cristianos somos sus testigos y discípulos para transmitir está su mensaje de salvación.

P. Chava, SVD
En la primera lectura de Hechos de los Apóstoles san Pedro predica a los judíos sobre lo acontecido con Jesús: murió un inocente en la cruz, pero Dios lo resucito. Además Pedro hace una reseña del Rey David, que miro en alguna visión al Mesías que experimento la muerte sin conocer la corrupción del cuerpo, lo mismo aconteció con Jesús, por eso podemos relacionar y asegurar que Jesús es el Mesías que Dios mando al pueblo de Israel. Salmo 15, “Señor, me enseñarás el sendero de la vida”.

P. Chava, SVD
En la segunda lectura Pedro relaciona la imagen de Dios al compararlo con un padre exigente, por lo mismo sus hijos tienen que obedecer y portarse según su voluntad, para poder evitar su ira y su juicio. Es una metáfora, no para tener miedo a Dios, sino para comprender que Dios nos ama tanto que no quiere que suframos por nuestros egoísmos, nuestra determinación de hacer daño al ser humano y al mundo para conseguir bienes materiales. Por eso Dios nos pone límites y nos pone normas que nos ayuden a convivir, respetar y amar al ser humano y su entorno; en definitiva a tratarnos como sus hijos y como hermanos entre nosotros, que comparten un mismo mundo.

En el Evangelio según san Lucas, nos narra la historia de conversión de dos discípulos que caminaban hacia Emús que está a una distancia de más o menos 12 kilómetros de Jerusalén. Cleofás con su compañero sienten con dolor la muerte de Jesús, y se indignan de que un forastero no se haya enterado de tal brutal noticia; de cómo su maestro murió en la cruz de forma injusta por las autoridades civiles y religiosas. El relato nos crea una intriga, pues revela a los lectores que es Jesús quien ha resucitado y Él explica a estos discípulos las escrituras para que comprendan que todo esto tenía que suceder para que se cumpliese las escrituras. Los discípulos reconocieron a Jesús al partir el pan, y contaron todo lo sucedido a los demás discípulos, añadieron que ardían sus corazones cuando les explicaba las escrituras desde Moisés hasta los profetas. Nuestras misas, hacen visible a Jesús, las comunidades forman su cuerpo místico y todos los bautizados somos su Iglesia y su cuerpo en la tierra: somos sus manos, sus ojos, sus pies, para hacer el bien y para transmitir su amor a la humanidad.
P. Chava, SVD




P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

martes, 18 de abril de 2017

“Creo por eso veo”, 2º de Pascua, Ciclo A

2º de Pascua, Ciclo A
Hechos de los apóstoles 2,42-47; Salmo 117; 1 Pedro 1,3-9; Juan 20,19-31
Domingo, 23 de abril de 2017



P. Chava, SVD
“Creo por eso veo”, para poder comprender la resurrección de Jesús es de vital importancia tener fe, pues nos permitirá ver lo que normalmente la gente no ve, la mano de Dios en sus vidas, y como el Señor actúa en ellos. Los evangelios y en el Nuevo Testamento en General nos afirmará que Jesús resucitó con la ayuda de Dios Padre.

En la primera lectura descubrimos el perfil de las primeras comunidades cristianas, se reunían en las casas para orar y para partir el pan con los miembros de la comunidad y recordar a Jesús y su mensaje; como también ellos repartieran todos sus bienes según sus necesidades. Alababan a Dios con alegría y de todo corazón, por eso se sumaban a cada día más seguidores de Cristo en las comunidades. Salmo 117Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia”.

P. Chava, SVD
P. Chava, SVD
En la segunda lectura San Pedro resalta la intercesión de Dios para salvar y resucitar a Jesús de entre los muertos, al hacerlo nos unió a Jesús en su muerte y en su resurrección, nosotros amamos a Jesús sin verlo, sin tocarlo, creemos en él con una fe ciega, sin importa pruebas físicas. Nos alegramos pues Dios es nuestra alegría y nuestro jubilo. Lo más real que tenemos de Jesús con la ayuda de la gracia de Dios es la eucaristía y nuestro prójimo.

El evangelio según san Juan nos narra el milagro de la resurrección de Jesús, de forma desconcertante, pues no todos creen en que Jesús allá resucitado. Los que creen ellos pueden ver más allá de los cinco sentidos; todos ellos se alegran de esta gran noticia, Jesús ha vencido a la muerte, y sólo algunos reciben al Espíritu Santo de forma directa, para luego transmitirla a la siguientes generaciones de cristianos. Esta unción de paz y de Espíritu es lo que dará legitimidad a la Tradición Apostólica para transmitir al mismo Espíritu Santo y que obre así en los sacramentos de la Iglesia con la ayuda de sus ministros consagrados. Sin embargo nadie está obligado a creer como Tomás que duda, pero después de comprobar que Jesús está vivo, que ha resucitado, él cree. Añade Jesús, dichosos los que creen sin ver y sin tocar, con solo creer basta.

P. Chava, SVD
 
P. Chava, SVD
Mi fe me permite ver lo invisible, lo eterno y lo divino. Tuve la dicha de crecer en la fe con la ayuda de mi familia, con ella me uní a una comunidad cristiana que reforzó la fe trasmitida de mis padres y toda mi familia; mi Iglesia Parroquial de referencia fue en su inicio Santo Domingo, luego otras Parroquias como los Reyes y San Marcos Evangelista que me ayudaron a madurar mi fe, mis Tradiciones como cristiano. Con la fe transmitida por la gracia de Dios y por mis circunstancias, me hizo hacer el salto de compromiso con Cristo y seguirle a donde quiera que Él me lleve dentro de la vida consagrada, para servir al Pueblo de Dios y construir su Reino en la Tierra. Todos los cristianos estamos llamado a alimentarnos de Cristo y transmitir su Buena Noticia con nuestras palabras, obras y fe.
 
P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.
P. Chava, SVD

 

sábado, 8 de abril de 2017

Jesús ha resucitado, Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor, Ciclo A

P. Chava, SVD
Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor, Ciclo A
Hechos de los Apóstoles 10,34a.37-43; Sal 117; Colosenses 3,1-4; Juan (20,1-9)
16 de abril de 2017




 “Jesús ha resucitado”, ese el kerigma que detono la gran noticia: desde entonces sus discípulos comprendieron que tenían que anunciar la Buena Noticia, hasta los confines del mundo como se los pediría el mismo Jesús. Pues Jesús ha resucitado ha vencido a la muerte, y hay que poner en práctica el mensaje del amor y la compasión. La resurrección de Cristo es la garantía de la vida eterna.

 

P. Chava, SVD
En la primera lectura Pedro, hace una reseña de Jesús, desde su bautismo su vida pública, su muerte en cruz y su resurrección. Que sólo a los que Él quiso se les apareció ya resucitado, pero hay que tener fe en el testimonio de resurrección, aunque nuestros ojos no lo hayan visto, y lo que tengan fe y crean en Él les quedarán perdonados los pecados. Jesús ahora es juez de vivos y muertos. Cantemos con alegría el salmo 117 “Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo”.

 

En la segunda lectura Pablo, nos dice que somos de Cristo le pertenecemos ahora porque nos ha salvado con su vida, además de que hemos resucitado con Él, por eso nuestra vida tiene que estar dirigida a estar con Jesús y que nuestras aspiraciones estén con miras en nuestro Dios y su gloria.

 

En el evangelio según san Juan discípulo amado, corrió junto con Pedro hasta el sepulcro, porque María Magdalena les aviso que Jesús ya no está ahí, han movido la piedra y se lo han llevado, sin embargo ellos vieron lo mismo y el discípulo después de mirar la tumba vacía creyó en que Jesús ha resucitado. Juan junto con Pedro entendieron ahora las escrituras, pues todo tenía que suceder así.

 

P. Chava, SVD
 La resurrección de Jesús es la garantía de nuestra fe, podemos confiar en Él, en su palabra y en su Buena Noticia. Dios y Jesús nos invitan a ser sus misioneros a llevar la Buena Noticia a donde quiera que estemos.  Señor Jesús, creo en ti, y creo en tu palabra, en que la Buena Nueva sea parte fundamental de mi vida, gracias por las muchas bendiciones que recibo de ti. Dios Uno y Trino, bendice mi familia, mi comunidad, a la humanidad entera y que juntos podamos construir el Reino de Dios.

 

P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de Madrid, España.

 

viernes, 7 de abril de 2017

Morir por amor, Domingo de Ramos, Ciclo A

P. Chava, SVD
Domingo de Ramos,  Ciclo A
Isaías 50,4-7; Salmo 21; Filipenses 2,6-11; Mateo 26,14–27,66
Domingo, 9 de abril de 2017

Morir por amor, es la muerte que sabe a miel, pues Jesús siendo Hijo de Dios, no quería morir, lo muestra su agonía psicológica y su sudor con sangre en el huerto de los Olivos (Lc 22,44), pero el designio de Dios indica que tenía que ser de esa forma como tenía que padecer en la cruz para salvarnos, por eso Jesús dice a Dios: "Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad sino la tuya" (Lc 22,41-42), y sin más acepta el servir a Dios hasta sus últimas consecuencias.

En la primera lectura Isaías, narra la pasión del siervo de Dios y que sufre en el exilio del pueblo de Israel en Babilonia; Lo que llama la atención que el siervo de Dios sufre sin oposición, sin gemidos, con aceptación al dolor y la tortura, para mostrar el poder de Dios, porque Dios ayuda sus elegidos, es decir, el Señor lo ayudó, por eso no sentía los ultrajes. Si el Señor esta de nuestra parte a ¿quién temeré?, pues en mi debilidad Dios me fortalece. Sin embrago hay muchos que sufren y claman al Señor: Salmo 21 ”Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
P. Chava, SVD
En la carta a los Filipenses, san Pablo nos hace teología, descubre las dos naturalezas de Jesús, es decir, la humana y la divina; además nos señala la soteriología de Dios, es decir, el plan salvífico de Dios que implemento para salvar al ser humano de su autodestrucción. Y la salvación sólo pudo llegar a su plenitud con la encarnación de Jesús y la transmisión de su mensaje de salvación complementado con el legado que nos dejó para vivir y celebrar hasta el final de los tiempos como son los sacramentos que administra la Iglesia y con la implantación del Reino de Dios y su justicia en nuestra realidad aquí y ahora.

P. Chava, SVD
En el evangelio según san Mateo, tenemos la síntesis de la pasión de Jesús, es el clímax del los evangelios, pues es la parte vital del texto donde se revela sin tapujos la identidad de Jesús, y su finalidad de porque llamó, enseñó, organizó y preparó a sus discípulos, escogió a doce de los que Dios le envío, vivió con ellos por lo menos unos tres años. “Ha llegado su hora”, Jesús en la última cena nos deja sus sacramentos que da la “impronta y ser” de la Iglesia, la eucarística, la orden sacerdotal, el perdón de los pecados por la gracia de Dios, el llamado al servicio y el amarnos unos a otros con signo visible del amor de Dios en la tierra; los discípulos después de la pasión de Cristo, serán su memoria viviente, de este hombre y Dios en un sola persona; de este Mesías; de este rey ánimo.

P. Chava, SVD
El texto de la pasión de Cristo narra el drama que padece Jesús por parte de sus discípulos, la traición y negación de sus discípulos de alta confianza: Judas el ecónomo de la comunidad y Pedro el segundo líder del grupo; la incomprensión del mismo pueblo de Dios que se corrompe y le condena a la pena capital de la cruz. Por otra parte los líderes religiosos y políticos sacan ganancias con la muerte de Jesús: una paz aparente y una estabilidad económica, religiosa y política.  Solo los incondicionales (mujeres y algunos seguidores) y sin nada que perder más que la propia vida, siguen a Jesús hasta la cruz y después de su muerte hasta la tumba.

Jesús muere en la cruz, él muere humillado, torturado y sin clemencia, muere un inocente en la cruz, muere nuestro Dios y hermano, muere con él nuestra inocencia y parte de nuestra humanidad; pues la causa de muerte fue el odio y la incomprensión de quien era de verdad Jesús; tras su muerte de Cristo, la cruz se convierte en el signo más visible del amor de Dios, pues tanto amo al mundo que envió su único Hijo amado para salvarnos, tanto nos amo Dios que nos entrega a su propio Hijo (Juan 3,16). Por eso en Semana Santa hacemos memoria de este amor de Dios hacia el hombre, de un Hijo que ama tanto a Dios y a la humanidad que da su propia vida para salvarnos.



P. Chava, SVD


P. Chava, SVD: Misionero del Verbo Divino, Vicario de la Parroquia Nuestra Señora de Altagracia, Diócesis de  Madrid, España.